Come sano, tus hijos te observan

El entorno familiar y los hábitos alimenticios de los padres son decisivos en el crecimiento y la alimentación saludable de los niños.

Niños: ofrecerles buenos alimentos... y mejores ejemplos

Los efectos beneficiosos o perjudiciales de la alimentación en la salud infantil son, sobre todo, a largo plazo, por lo que conviene tener en cuenta estrategias a largo plazo. La responsabilidad de padres o cuidadores a la hora de alimentar a sus hijos no finaliza en el corto plazo, es decir, en el momento de rellenar las estanterías del hogar o cuando se sirve un alimento al niño. Dicha responsabilidad pasa por dar un buen ejemplo al menor.

El hecho de que las madres adopten hábitos alimenticios saludables se puede traducir en una dieta sana infantil. Resulta útil alentar al niño a comer de forma sana, pero siempre sin usar la fuerza, las recompensas o los castigos. Padres o cuidadores deben dejar de forzar o restringir la alimentación de los menores (porque ello puede ser contraproducente) y adoptar ellos mismos unos hábitos alimenticios saludables.

El clima emocional del hogar: ingrediente fundamental en la dieta infantil

El papel del entorno familiar es decisivo en el crecimiento (físico e intelectual) del menor, pero también en su patrón de alimentación, algo en particular importante en niños con riesgo de obesidad.

Es posible que un mejor ambiente genere una mejor alimentación en los progenitores o cuidadores y, por lo tanto, den un mejor ejemplo a sus hijos. También es posible que dicho ambiente se traduzca en un mayor deseo de comer de manera saludable por parte de los pequeños. Incluso es probable que la manera de enfocar la alimentación de los niños, por parte de los padres, refleje el clima emocional que existe en el hogar. Sea como fuere, tiene mucho sentido cuidar la relación que mantienen entre sí los progenitores o cuidadores.

En suma, tanto el ejemplo de padres o cuidadores, como el ambiente que existe en el hogar de los niños pueden influir no solo en su socialización, en su autoestima o en su felicidad, sino incluso en sus hábitos dietéticos. 

Comer en familia protege contra la obesidad y el sobrepeso

Realizar comidas familiares mejora la calidad en la dieta, además de que comer en familia protege contra la obesidad y el sobrepeso en la vida adulta. Existe una asociación entre la realización de comidas familiares y un menor riesgo de sobrepeso u obesidad.

Aunque sólo se realice una comida al día en familiar, está reduce el riego de sufrir en exceso de peso en la edad adulta; ya que los niños y adolescentes que comparten la mesa con otros miembros del hogar tiene mejores lazos emocionales con la familia y desarrollan más comportamientos saludables.

Si además de compartir una comida en familia, se alimentan de forma sana, toman el ejemplo y pueden tener mayores beneficios para su salud, como así también puede suceder lo contrario, un compañero de mesa con sobrepeso puede animarnos a comer de forma menos sana.

Comer en familia que se ha asociado a una mejor calidad en la dieta así como una ingesta superior de frutas y verduras en los más pequeños, también protege contra la obesidad y el sobrepeso en la vida adulta de los adolescentes que comparten al menos una de las ingestas del día con el resto de los miembros del hogar.

Se vincula a un mejor entorno emocional y a un orden superior en la alimentación que se traduce en una dieta m´s equilibrada en todos los miembros y en un riesgo inferior de que los adolescentes padezcan exceso de peso en la edad adulta.

¡ A cocinar!

Cómo enseñar a los pequeños a preparar recetas, reconocer alimentos y escoger técnicas culinarias para aprender a comer bien.

Se presenta así una oportunidad de enseñar lo bueno de la alimentación nutritiva, atractiva y comprometida. Además, la excusa sirve para reciclar recetas y recuperar la sana costumbre de familiarizarse con los alimentos frescos que necesitan elaboración y presumir de conocimientos culinarios. Pretendemos fomentar una alimentación saludable desde la infancia. Para ello, a continuación se proponen fórmulas de aprendizaje con las que fortalecer ese primer interés infantil por la gastronomía y ayudar a perpetuar el idilio para siempre.

Cocinar con niños, imitar a los de la televisión

Con expresiones como buenos hábitos, alimentación saludable y recetas equilibradas, vamos a convertir la cocina en cuarto de juegos. Eso sí, hay que ser cuidadoso, ya que los cuchillos cortan, el agua hirviendo quema y un suelo sucio provoca malas caídas. La primera regla es la prudencia para evitar un accidente doméstico que puede acabar con el disfrute.

A partir de aquí, la escena replicará al mejor de los programas de la televisión. No hay duda de que en la pequeña pantalla se muestran alimentos de primera categoría, siempre frescos y de temporada: frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados, pasta, pollo de corral, huevos, frutos secos... No se ve un solo producto ultracongelado, empaquetado, anacrónico o irreconocible. Lo natural es lo más atractivo y fotogénico. Esto nos sirve para aprender que los alimentos son importantes y que hay que darles nombre, conocer su sitio en la despensa, reconocer su aspecto saludable y manipularlos con cuidado. Aprendemos también que tienen un valor que nos ayudará a ser estupendos chefs.

Pero antes de pasar a la acción, hay dos actos que se repiten en los programas y que no se pueden olvidar: lavarse las manos y colocarse un paño limpio en la cintura. Limpios y dispuestos, ya estamos listos para cocinar.


Aprender a cocinar con sencillez y audacia 
Para ser un cocinero de verdad hay que adquirir experiencia de pinche. Al principio, el cometido es añadir los aderezos y las salsas a las ensaladas de verduras, de frutas, de arroz o de pasta. El pinche es el encargado de ensartar los trozos en las brochetas, sean de carne, pescado, mariscos o frutas. También de decorar los postres y las magdalenas. Pero esto es solo el principio. Se intenta lograr que los aprendices sean conscientes del espacio en que se moverán en la cocina, reconozcan los nombres de los ingredientes, las cantidades y el ritmo necesario para culminar una receta y se familiaricen con su nueva tarea. En definitiva, se trata de cocinar como si se estuviera jugando, teniendo muy en cuenta que jugar bien es algo muy serio.

Y un buen día se cambian los papeles, y el pinche es el adulto que le acompaña. De esta forma, el pequeño cocinero adquiere la responsabilidad de organizar los ingredientes antes de empezar, de seleccionar los alimentos, de decidir las cantidades, de tener todo listo: menaje, aceite, sal, alimentos principales y alimentos secundarios. Pero antes hay que decidir la receta. Una fórmula es que el pinche (el adulto) se la vaya dictando en voz alta conforme se elabora, o también se puede tener en un papel o en la tableta.

Para que la experiencia de convertirse en cocinero sea satisfactoria, coseche halagos y, sobre todo, potencie las ganas de seguir, se aconseja escoger no más de seis platos y especializarse en ellos. De esta manera, el cocinero novel necesitará ayuda al principio, pero después logrará ser autónomo, lo que potenciará su creatividad.

El exceso de proteínas en los/as niños/as aumenta el riesgo de obesidad

El 95% de los menores españoles hasta tres años ingieren el doble de las necesarias

Los niños españoles ingieren más proteínas de las que necesitan, lo que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir obesidad infantil a partir de los 8 o 10 años. Un problema cada vez más extendido en los países desarrollados y que ha desatado las alarmas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En concreto, el 95% de los menores españoles entre los siete meses y tres años exceden el consumo diario recomendado de proteínas en un 200%, el doble.

El objetivo del estudio, pionero en España y que se enmarca en el programa educacional "Alimentando la Salud del Mañana" de la compañía Danone Nutricia, era responder a la siguiente pregunta: ¿Tiene importancia la alimentación en los primeros meses de vida? La respuesta es más que evidente. "La alimentación del niño empieza con el primer test de embarazo positivo", explicó el doctor Vicente Varea, de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, quien recordó la importancia de una buena alimentación a edades tempranas. Una conclusión cada vez más demostrada por numerosos estudios científicos. Por ejemplo, ya era conocido que si no se dan suficientes ácidos grasos (los conocidos como Omega 3) durante los primeros meses se generan problemas en la creación de neuronas.

Sin embargo, este trabajo ha desvelado una correlación directa entre la ingesta de proteínas y el índice de masa corporal. Es decir, cuantas más proteínas se consuman, más crece este índice, lo que conlleva un mayor riesgo de sobrepeso. "Estos problemas de exceso de proteínas tiene repercusiones a largo plazo", explicó el doctor Dalmau, de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital La Fe de Valencia. Y es que los niños evaluados nacían con la masa corporal recomendada por la OMS, pero según crecían se alejaban más de la misma, es decir, se acercaban al sobrepeso. Un problema nada desdeñable teniendo en cuenta que en España afecta a casi uno de cada tres niños menores de 12 años

El estudio detectó que el principal déficit alimenticio en los niños de entre siete a doce meses era el hierro, mientras que en los menores de entre 13 meses y 36 la carencia más importante tenía que ver con la vitamina D. Por su parte, los excesos entre los 7 y 12 meses estaban relacionados con la vitamina A y el Zinc, al igual que entre los 13 y 36 meses.

Para evitar problemas de sobrepeso todos los expertos señalan como clave una alimentación equilibrada. Y ahí la dieta mediterránea suscita todos los consensos. En este sentido, el estudio concluye que el 70% de los niños sigue este tipo de dieta. Sin embargo, el trabajo también advirtió de la influencia cada vez mayor de la comida rápida en el menú de los más pequeños. "Más de un 90% de los menores se alimenta una o más veces a la semana con este tipo de comidas", explicó el doctor Varea.             

Plan Semanal del desayuno de media mañana

Primeramente, desde casa, tenemos que hacer posible que nuestros/as hijos/as realicen un desayuno completo. Es cierto, que por falta de tiempo, hábito, apetito y la monotonía (siempre se desayuna igual), hace que esta comida se haga con demasiada frecuenta, muy escasa. Una posible solución, para que el desayuno recupere la categoría de comida del día, debemos elaborarlo de forma variada, adapta a los gusto de cada cual, pero sin olvidar el tipo de alimentos que tenemos que tomar para que un desayuno sea equilibrado y nos aporte la energía necesaria para que nuestro rendimiento sea efectivo. Como complento del desayuno, tenemos el desayuno de media mañana que nuestros/as hijos/as llevan al colegio. Esta comida aporta casi el 20% de la energía que consume el niño/a, por lo que debe ser nutritiva, eliminando alimentos como la bollería industrial, refrescos, dulces, e incluir otros alimentos como bocadillos, zumos naturales, frutos secos... Por tanto, en relación al desayuno de media mañana, el centro ha elaborado una propuesta semanal, aconsejando a padres y madres que la respeten.

Una adecuada alimentación a media mañana y en la merienda, es una oportunidad para fomentar el desarrollo de hábitos alimentarios saludables para toda la vida. A continuación, podéis desacargaros dos propuestas complementadas entre el desayuno de media mañana y la merienda.

Qué me llevo al cole para desayunar.pdf
Documento Adobe Acrobat 22.7 KB

Sugerencias para un desayuno completo

Desayuno nº1

- Vaso de leche con cacao

- Pan con aceite.

 

Desayuna nº2

- Zumo de frutas.

- 30 g. de cereales y 150 ml de leche.

 

Desayuno nº3

- Vaso de leche con cacao.

- 100 g. de pan con aceite y jamón.

 

Desayuno nº4

- Yogurt con miel.

- Pan con mantequilla.

 

Desayuno nº5

- Vaso de leche con cacao.

- pan con mantenquilla y mermelada.

 

Desayuno nº6

- Leche con cacao y galletas.

- Fruta.

 

Desayuno nº7

- Yogurt con cereales

- Fruta

 

Desayuno nº8

- Leche con muesli (cereales y frutso secos)

- Fruta

 

Desayuno nº9

- Zumo de frutas natural

- Pan con queso

 

Desayuno nº10

- Leche con cacao.

- Pan con aceite de oliva y tomate

 

Desayuno nº11

- Leche con cacao.

- Pan con aceite de oliva con azúcar o miel.

Alimentación saludable - EL DESAYUNO

EL DESAYUNO, EL MOMENTO MAS IMPORTANTE DEL DIA 

 

Un desayuno completo nos asegura que el cuerpo recibe los nutrientes indispensables para ponerse en marcha. No debemos olvidarlo. El desayuno nos aporta todo aquello que nuestro cuerpo necesita. El desayuno ha de ser una primera comida del día equilibrada y bien pensada. Debe contener: 

 

• Hidratos de carbono: Los hidratos de carbono son transformados por el organismo en glucosa que es el combustible de nuestro cuerpo. Son esenciales para una buena marcha del organismo durante la mañana. 

• Fibra: Presente en los cereales, pan y/o galletas, así como en zumos y piezas de fruta, lo que redunda en una mejor función intestinal y en una inferior absorción de las grasas. 

 Vitaminas: Un desayuno variado y equilibrado te puede proporcionar una cantidad importante de vitaminas esenciales para el correcto 

funcionamiento del organismo. 

 Minerales: Son elementos que el cuerpo requiere en pequeñas 

cantidades y cumple una función reguladora. El calcio y el fósforo para los huesos y dientes, el hierro que compone la sangre y el magnesio para los músculos. 

 
En el desayuno ideal deben estar presentes tres grupos de alimentos, lo que nos va a permitir cubrir las necesidades de un organismo que despierta por la mañana. 
 
• Lácteos: Estos productos aportan calcio, vitaminas A y D y riboflavina. 
Los representantes son: la leche, los yogures, la cuajada, los quesos, etc. 
 
• Farináceos: Son alimentos clave que proveen de hidratos de carbono que el organismo necesita. Si son integrales nos brindan más fibra, vitaminas y minerales.
Los representantes son: el pan, los cereales y la pastelería. 
 
• Frutas y vegetales: Constituyen una fuente excelente de agua, azúcares, fibra, vitaminas y minerales.
Los representantes son la fruta y los zumos. 
 
• Varios: Jamón cocido, jamón serrano, fiambre de pollo y pavo, 
mantequilla o margarina, mermelada, azúcar, miel... que aportan 
nutrientes complementarios necesarios para el organismo humano. 
 

Contacto

 

Telf. 957307912

Fax. 957307914

email: 14001074.edu@juntadeandalucia.es

www.ceipcarlostercero.com

 

 

Centro solidario comprometido con la infancia
h